ANDROPAUSIA MASCULINA ( 2º parte )

  • Por: MD Latino
  • diciembre 2, 2015
  • 0 Comentarios
ANDROPAUSIA MASCULINA ( 2º parte )

 

ANDROGENOTERAPIA O DOPING?

POR ICADE Internacional – Director General: Fernando Antonio Mella Herrera (Chile), Prof. Educación Física, Entrenador Personal, Advanced Bodybuilding and Fitness Trainer Specialist by IFBB Academy Víctor Barrios, Dr. Marcelo Esteban Gómez – Médico (Argentina), Médico Especialista en Medicina del Deporte, Médico Especialista en Biomecánica y Fisiología Deportiva, Médico Especialista en Endocrino-Farmacología y Suplementación Deportiva, Médico Especialista en Traumatología y Ortopedia

FACEBOOK DE ICADE

En la nota anterior hablamos sobre una de las posibles causas de la caída del rendimiento psico-físico en el varón adulto a partir de los 35 años. Lógicamente que resumir la causa de un problema tan complejo como el envejecimiento a una sola variable, como ser la hormonal en este caso, es un acto de irresponsabilidad y de falta de conocimiento sobre el problema global.

Existen aproximadamente, más de 10 teorías del envejecimiento, cada una apoyada sobre evidencias científicas, y que no necesariamente son excluyentes entre sí.

Pero cuando intentamos unificar hipótesis y criterios, chocamos inevitablemente con el concepto de Comunicación Biológica. Este concepto es crucial a la hora de interpretar diversos comportamientos, como son por ej.

-Transcripción de ADN a ARN mensajero (necesario para la síntesis proteica)

-Sinapsis neuronal (comunicación entre neuronas mediada por neuro-transmisores)

-Síntesis de hormonas Estimuladoras (Testosterona) e Inhibidoras (Somatostatina)

En estos casos, vemos que el organismo tiene su sistema propio de envío de información desde y hacia el Sistema Nervioso Central. Y es lógico pensar que si este sistema falla, también se verá afectado el rendimiento general y específico de nuestro organismo.

Por otra parte, estos sistemas tienden naturalmente a decaer con el paso del tiempo, siendo de gran actividad en la niñez y de escasa actividad en el anciano.

La cuestión clave consiste en preguntarnos si el hecho de reemplazar aquello que naturalmente dejamos de producir es perjudicial para nuestra salud, y si estamos incurriendo en un acto conocido como Doping en el ambiente deportivo.

Como primera medida vamos a definir el concepto de Doping en el deporte profesional y amateur.

El Doping está basado sobre la necesidad de evitar la ventaja deportiva en aquel que ingiere alguna sustancia conocida o no, con el fin de mejorar el rendimiento deportivo, y también considera la obligación y necesidad de velar y proteger la salud del deportista.

Pero si tengo 40 años, y mis niveles de hormonas naturales están anormalmente bajos, puedo considerar que estoy atentando contra mi salud por el hecho de querer recuperar mi nivel normal de hormonas masculinas?

Es realmente un acto con el fin de obtener una ventaja deportiva?

Normalmente los controles antidopaje, específicamente sobre el tema de doping con Esteroides, toman como criterio para considerar positivo un examen, a la relación Testosterona / Epi-testosterona en orina (la Epitestoterona es un metabolito de la testosterona endógena, y que no aumenta cuando se consume esteroides exógenos)

Cuando dicha relación supera el valor de 6, si este valor es extremadamente exagerado, como por ej. 40 (esto se suele ver en quienes abusan del uso de andrógenos esteroides, como por ej. los fisicoculturistas), no hay dudas de su clara violación a la ley de doping y se sanciona, pero si este valor se ubica en un rango entre 6 y 7, surgen dudas y se le pide al atleta que se someta a 3 exámenes mensuales para ver en cada uno de ellos el valor que dicha relación alcanza. Si se mantiene alta, se considera que es natural o propio del atleta este valor, en cambio sí baja hasta los valores que se consideran normales, como ser una relación 1/1 o 2/1. Se lo sanciona. Algunos atletas que conocen de los valores de esta relación, han intentado ocultarla suministrándose Epitestoterona, pero también está penado el aumento del su valor por encima de 1, es decir que en una relación 10/2, a pesar de que su valor es 5, se considera doping por el hecho de pensar que el atleta tomó epitestosterona para alterar el resultado. (Su valor fue 2 en el ejemplo)

Pero volviendo al tema de si es realmente una ventaja deportiva querer mejorar nuestro nivel para situarlo dentro de valores normales (recordemos que los niveles normales de testosterona en sangre se ubican entre 300 y 1100 ng/dl.), personalmente creo que no. Porque si con el uso racional de andrógenos anabólicos no supero el valor más alto considerado normal, y no supero la relación 6/1 considerada por el Comité Olímpico Internacional, estaría legalmente y biológicamente dentro de los valores permitidos.

La pregunta es ahora, como manejo estos valores de manera tal de no superar los límites mencionados con el único fin en el deportista amateur u hombre común, de recuperar mi mejor condición psico-física posible y no producir un daño mayor al beneficio posible que uno pueda obtener con tales prácticas.

La respuesta está relacionada con el dosaje de Testosterona libre y la realización de su curva (Curva de testosterona libre en sangre) Esta curva relaciona la dosis de la testosterona exógena con los niveles sanguíneos.

De esta forma podemos establecer nuestra real necesidad en cuanto a frecuencia y dosis de las aplicaciones a recibir, y que nos permitirán mantenernos dentro de los parámetros normales.

Es importante recalcar que esta práctica no tiene nada que ver con lo que uno puede ver o escuchar que se realiza en especial en fisicoculturistas avanzados, que a modo de ejemplo, superan claramente los 1100 ng/dl. De testosterona en sangre (algunos alcanzan la cifra de 8000 ng/dl., además de recurrir al uso de otras hormonas como ser la Hormona del crecimiento y la Insulina)

La androgenoterapia es similar a la Estrogenoterapia en mujeres. Se busca mantener activo un sistema de comunicación que comienza a fallar como consecuencia del envejecimiento obligado de nuestro sistema biológico. Pero es requisito imprescindible tomar conciencia de que el abuso de las dosis recomendadas, deja de ser considerada terapia de reemplazo para pasar a ser simplemente un abuso de hormonas esteroideas con el fin de aumentar la fuerza e hipertrofia más allá del límite genético, y con el riesgo que conlleva el forzar el sistema más allá de sus valores fisiológicos considerados normales.

Para finalizar, quiero recalcar que el advenimiento del conocimiento del genoma humano, y el surgimiento de nuevas terapias llamadas GENÉTICAS ( la posibilidad de alterar secuencias de ADN de forma voluntaria con el fin de modificar la respuesta que codifica dicho gen), abren una expectativa impresionante sobre la probabilidad de modificar nuestro ADN no solo con el objetivo de desterrar enfermedades consideradas hereditarias como ser la Diabetes, sino que además se podrían modificar variables como ser el tamaño o fuerza muscular ( DOPING GENÉTICO ), y se podrían llegar a anular, una vez que se conozcan, los genes que codifican la caída de diversas funciones que lleva a cabo nuestro organismo, incluso la apoptosis ( muerte celular programada ) y de esta manera estaríamos quizás ante la increíble posibilidad de alargar la vida. Inmortalidad? Solo el futuro cercano nos dará más de una respuesta, que seguramente causarán asombro, temor y discusiones de tipo éticas, legales morales y religiosas.

 

ICADE INTERNACIONAL CHILE ANDROPAUSIA MASCULINA ( 2º parte )

Comentarios: